Citas y selecciones

Ilusión y despertar – Herman Hesse – Siddhartha

Hermann Hesse

Hermann Hesse

“Contempló el mundo que lo rodeaba como si lo viera por primera vez. Siddhartha¡Hermoso era el mundo! Variado, extraño, enigmático, azul y amarillo aquí, allá verde. Las nubes se deslizaban por el cielo y el río corría sobre la tierra. El bosque y las montañas que se perfilaban en el horizonte, todo era bello, misterioso y encantador. Y en medio del mundo, él, Siddhartha, despierto, en camino hacia sí mismo.

Todas estas cosas, una a una, el amarillo, el azul, el río, el bosque, se le entraban por los ojos hasta el alma. No eran ya el hechizo de Maras, no era ya el velo de Maya, la diversidad occidental y desprovista de sentido del mundo fenoménico, indigna del pensamiento profundo del brahman que lo desprecia y sólo busca su unidad. Para él, ahora, el azul era el azul, el río era el río, y aunque en su espíritu perviviera la idea de la unidad y de la divinidad de este azul y de este río, no menos divino era el ser amarillo acá y azul acullá, el ser cielo, el ser bosque, como también lo era él, Siddhartha, en este lugar. El sentido y el ser no eran elementos que residían en algún lugar detrás de las cosas, sino que estaban en ellas mismas, en todo.

Qué sordo y qué limitado he sido, pensaba alargando el paso. Al leer un escrito cuyo sentido quiere penetrarse no se desdeñan los signos ni las letras, no se ve en éstos un señuelo, un efecto del azar, una envoltura vulgar; se los lee, se los estudia letra por letra, se los ama. Yo, en cambio, ansioso de leer en el libro del mundo y en el libro de mi propio ser, menosprecié sus signos y letras en virtud de un sentido que les atribuí de antemano; llamaba ilusión cuanto veía de los fenómenos del universo; fenómenos accidentales e insignificantes mi vista y mis otros sentidos. ¡No, esto ya no existe, estoy despierto, estoy despierto por completo, hoy he nacido!”.

Herman Hesse
Siddhartha

¿Quieres hacer un comentario? ¡Adelante!