Citas y selecciones

Inspectores de la moralidad lingüística – Ernesto Sabato – Carlos Catania – Entre la letra y la sangre

Ernesto Sabato

Ernesto Sabato

«—En alguna oportunidad usted habló de los inspectores de la moralidad lingüística, cuyo oficio, según sus palabras, si mal no recuerdo, consiste en perseguir las malas costumbres actuales en nombre de las malas costumbres antiguas. Un gran escritor, el pueblo mismo, ¿no vive contrariando las reglas de la Academia?

—Más aún: es difícil que se preocupe por ellas o que siquiera las tenga presentes. La tradición de la Academia ha sido nefasta cuando no inútil. Ahora las cosas han cambiado, hay excelentes y abiertos espíritus tanto en España como en nuestros países. […] Si hay algo esencialmente ajeno a la razón pura es la lengua. Si decimos “físico atómico” por un científico que estudia el átomo, ¿por qué no llamar “médico tuberculoso” al que cura la tuberculosis? “Físico atómico”… ¿Qué, es un hombre que va a estallar en cualquier momento? Y las reglas, las famosas reglas… “Corromper” proviene de “romper”, pero decimos “corrupto”, no “corroto”. Y así hasta el infinito. Claro: las gramáticas traen las reglas y las excepciones, pero estas excepciones no tienen nada que ver con la lógica ni con la tradición petrificada sino con la sorpresiva y siempre disparatada imaginación del hombre, con sus misteriosos mecanismos psicológicos.

[…]

Yo me rebelo contra el purismo de ciertos académicos, que llega a extremos ridículos y hasta demenciales. Fue el caso de los alemanes durante el nazismo, cuando pretendieron extirpar todo vocablo que no tuviera estirpe germánica. Creo que tienen más de cincuenta mil palabras que derivan del griego, del latín, del celta, del francés… ¿Cómo sería posible semejante locura? ¿Cómo explicar el funcionamiento de un televisor con palabras como “carreta”, “nibelungo”, “cuerno de caza”, “cerveza”, “lanza” y “combate?”».

Ernesto Sabato

 

Entre la letra y la sangre

Carlos Catania

Carlos Catania
Entre la letra y la sangre

¿Quieres hacer un comentario? ¡Adelante!