Ser honrado es buen negocio | Selecciones del Reader’s Digest

0
4

Selecciones del Reader's Digest

«Desde 1933, la gran tienda londinense de Selfridge & Co. ha mantenido la oferta de pagar 50 dólares por cualquier inexactitud que el público descubra en sus anuncios. Hasta 1947 había pagado un total de 8550 dólares.
Aun los más pequeños deslices que se le hicieron presente fueron acatados.
Por ejemplo: una compotera que se anunció como de porcelana y resultó de loza; un traje que no tenía el mismo número de pliegues que mostraba la ilustración publicada en los periódicos, y un té que fue elogiado como el ápice de la perfección y no era lo mejor de su clase. Cada vez que se paga un reclamo, la tienda pasa una circular dando información detallada a todos sus empleados. Esto hace que el personal se mantenga alerta a los errores, y como natural consecuencia los reclamos han venido disminuyendo constantemente. El plan de Selfridge llamó la atención a los otros comerciantes y poco después fue publicado un código de normas para el anuncio. El resultado general ha sido un aumento de buena voluntad por parte del público y mejor publicidad entre todas las tiendas de Londres».

Selecciones del Reader’s Digest Nº 90, 1948 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí