Madre, no me digas – Baldomero Fernández Moreno

Baldomero Fernández Moreno
Baldomero Fernández Moreno

Madre, no me digas:
-Hijo, quédate…,
cena con nosotros
y duerme después…
Cuando eras pequeño
daba gusto ver
tu cara redonda,
tu rosada tez…

Qué superstición la de los países – Adolfo Bioy Casares – Borges

0

Qué superstición la de los países - Adolfo Bioy Casares - Borges

Qué superstición la de los países - Adolfo Bioy Casares - Borges
Adolfo Bioy Casares

«BORGES: “El azar de la Historia política determina la Historia de las literaturas y demuestra la falsedad de las clasificaciones. Porque se hizo independiente, el Uruguay tiene sus Historias y antologías literarias; porque siguió unida a la Argentina, Entre Ríos, no.

La vanidad de la modestia – Ernesto Sabato – El túnel

0

El tunel

Ernesto Sabato
Ernesto Sabato

“De la vanidad no digo nada: creo que nadie está desprovisto de este notable motor del Progreso Humano. Me hacen reír esos señores que salen con la modestia de Einstein o gente por el estilo; respuesta: es fácil ser modesto cuando se es célebre; quiero decir parecer modesto. Aun cuando se imagina que no existe en absoluto, se la descubre de pronto en su forma más sutil: la vanidad de la modestia”.

Ernesto Sabato
El túnel

Reacción de Coolidge – Robert Frost – Adolfo Bioy Casares – De jardines ajenos

0
Robert Frost
Robert Frost

«Reacción de Coolidge
El presidente Coolidge y su mujer, en una exposición avícola, vieron un gallo que diligentemente se acoplaba con una sucesión de gallinas. La señora susurró al edecán: “Hágale notar al señor presidente, cómo cumple el gallo con sus esposas”. Coolidge contestó al edecán: “Hágale notar a mi señora que el gallo copula siempre con distintas gallinas”. Ese hecho de que los machos, inclusive los humanos, sientan atracción por nuevas hembras, desde entonces se llama la reacción de Coolidge”.

Robert Frost».

 

Adolfo Bioy CasaresDe jardines ajenosAdolfo Bioy Casares
De jardines ajenos

La oportunidad de flotar – Paul Auster – La invención de la soledad

0
Paul Auster
Paul Auster

La invención de la soledad

“Las soluciones permanentes nunca le interesaron. Se pasaba el tiempo haciendo remiendos, una pieza aquí, otra allí; nunca permitía que su barco se hundiera, pero tampoco le daba oportunidad de flotar”.

Paul Auster
La invención de la soledad

La vanguardia se convierte en tradición – Umberto Eco – Apostillas a El nombre de la rosa

0
Umberto Eco
Umberto Eco

[1965] “Por mi parte, analicé las impresiones que nos había producido la noche anterior un curioso collage cinematográfico de Baruchello y Grifi: Verifica incerta, una historia construida con retazos de historias e incluso de situaciones típicas, de topoi del cine comercial. Señalé que el público había reaccionado con mayor placer en Apostillas a El nombre de la rosaaquellos pasajes que pocos años atrás le hubiesen escandalizado, es decir allí donde se eludían las consecuencias lógicas y temporales de la acción tradicional, y sus expectativas resultaban violentamente frustradas. La vanguardia se estaba convirtiendo en tradición; lo que unos años atrás era disonante se estaba convirtiendo en miel para los oídos (o para los ojos). 

Lo que se obtiene es lo que se ve [What you get is what you see] – Tina Turner

Lo que se obtiene es lo que se ve [What you get is what you see] - Tina Turner
Tina Turner
Algunos muchachos tienen la apariencia de un Adonis griego
Algunos muchachos tratan de ganarte hablando
Algunos muchachos creen ser un regalo de los dioses a la mujer
Algunos muchachos piensan que son dulces como para comerlos
¿Cambiar el hábito de una vida?
Ni siquiera lo intentes
Porque cuando escarbas más allá de la superficie
Te das cuenta de que

Contra el suicidio – Richard Eberhart – Adolfo Bioy Casares – De jardines ajenos

0
Richard Eberhart
Richard Eberhart

«Contra el suicidio.
La octogenaria -una dama de Cambridge-, con cierto brillo en los ojos, apagando el televisor donde acaban de informar acerca del último suicidio, dice a su amiga, con la que va a tomar el té: “Bien, mi querida, ¿no te parece que es como ir a donde no hemos sido invitados?”.

Richard Eberhart
(TLS [Times Literary Supplement], abril 28, 1978)
».

 

Adolfo Bioy CasaresDe jardines ajenosAdolfo Bioy Casares
De jardines ajenos

A menudo se unían a los normandos los siervos – E. A. Kosminsky – Historia de la Edad Media

0
A menudo se unían a los normandos los siervos - E. A. Kosminsky - Historia de la Edad Media
E. A. Kosminsky

A menudo se unían a los normandos los siervos - E. A. Kosminsky - Historia de la Edad Media“A menudo se unían a los normandos los siervos de la gleba, llegados a un estado de desesperación por causa de la opresión de sus señores. Según la leyenda, el más temible de los vikings, Hastings, era un campesino de la Francia meridional. Lo repentino de los ataques normandos, su valor y presencia de ánimo les traían la victoria por doquier. Cuando no les era posible conquistar algo por la fuerza, recurrían a la astucia.

La necesidad de poseer a una persona – Marcel Proust – En busca del tiempo perdido – Por el camino de Swann

0

En busca del tiempo perdido I

Marcel Proust
Marcel Proust

“De todas las maneras de producirse el amor y de todos los agentes de diseminación de ese mal sagrado uno de los más eficaces es ese gran torbellino de agitación que nos arrastra en ciertas ocasiones. La suerte está echada, y el ser que por entonces goza de nuestra simpatía, se convertirá en el ser amado. Ni siquiera es menester que nos guste tanto o más que otros.