Escritos y lecturas

Pero de golpe se apagó su mirada – Jean Paul Sartre – La náusea

0
Jean Paul Sartre
Jean Paul Sartre

“Pero de golpe se apagó su mirada; el cuadro se empañó. ¿Qué quedaba? Ojos ciegos, la boca delgada como una serpiente, y mejillas. Mejillas pálidas y redondas, de niño; se La náuseadesplegaban en la tela. Los empleados de la S.A.B. nunca las habían sospechado; no se demoraban demasiado en el despacho de Parrotin. Al entrar encontraban esa terrible mirada como un muro. Detrás, estaban a cubierto las mejillas, blancas y blandas. ¿Al cabo de cuántos años las había notado su mujer? ¿Dos? ¿Cinco?

La oportunidad de flotar – Paul Auster – La invención de la soledad

0
Paul Auster
Paul Auster

La invención de la soledad

“Las soluciones permanentes nunca le interesaron. Se pasaba el tiempo haciendo remiendos, una pieza aquí, otra allí; nunca permitía que su barco se hundiera, pero tampoco le daba oportunidad de flotar”.

Paul Auster
La invención de la soledad

Pasión y soledad – Erich Fromm – El arte de amar

0
Pasión y soledad - Erich Fromm
Erich Fromm

Pasión y soledad - Erich Fromm«Si dos personas que son desconocidas la una para la otra, como lo somos todos, dejan caer de pronto la barrera que las separa y se sienten cercanas, se sienten uno, ese momento de unidad constituye uno de los más estimulantes y excitantes de la vida. Y resulta aun más maravilloso y milagroso para aquellas personas que han vivido encerradas, aisladas, sin amor.

El guapo | Evaristo Carriego

0
Evaristo Carriego
Evaristo Carriego

A la memoria de San Juan Moreira
Muy devotamente.

El barrio le admira. Cultor del coraje,
conquistó, a la larga, renombre de osado;
se impuso en cien riñas entre el compadraje
y de las prisiones salió consagrado.

Pública retractación ante la Iglesia de París – Michel Foucault – Vigilar y castigar

0
Pública retractación ante la Iglesia de París - Michel Foucault - Vigilar y castigar
Michel Foucault

Pública retractación ante la Iglesia de París - Michel Foucault - Vigilar y castigar«Damiens fue condenado, el 2 de marzo de 1757, a «pública retractación ante la puerta principal de la Iglesia de París», adonde debía ser «llevado y conducido en una carreta, desnudo, en camisa, con un hacha de cera encendida de dos libras de peso en la mano»;

Preconcepciones que tienen un origen estético – Bertrand Russell – Religión y ciencia

0
Preconcepciones que tienen un origen estético - Bertrand Russell - Religión y ciencia
Bertrand Russell

Preconcepciones que tienen un origen estético - Bertrand Russell - Religión y ciencia

«Los griegos habían supuesto primero que todos los cuerpos celestes se deben mover en círculos, porque es la curva más perfecta. Cuando encontraron inoperante esta hipótesis, adoptaron la opinión de que los planetas se mueven en “epiciclos”, o sea círculos alrededor de un punto que se mueve en círculo. […]

Muchedumbres agitadas e inercia – Marguerite Yourcenar – Matthieu Galey – Con los ojos abiertos

0
Marguerite Yourcenar
Marguerite Yourcenar

«Las muchedumbres, rápidamente agitadas por un incidente cualquiera (Vietnam, Watergate, el drama de los rehenes de Irán,

El amoldamiento es muerte – Jiddu Krishnamurti – Obras completas

0

El amoldamiento es muerte

El amoldamiento es muerte
Jiddu Krishnamurti

«El amoldamiento es muerte. No es otra cosa que formación de hábitos, refuerzo del inconsciente. ¡Cuán a menudo presenciamos alguna escena desagradable, cruel y retrocedemos ante ella! Vemos pobreza, crueldad, degradación de toda clase; al principio nos espanta, pero pronto dejamos de tener conciencia de ello.

Voy a dormir | Alfonsina Storni

0
Alfonsina Storni
Alfonsina Storni

Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación; la que te guste;
todas son buenas; bájala un poquito.

VoyADormirDéjame sola: oyes romper los brotes…
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

para que olvides… Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido…

Alfonsina Storni
«Voy a dormir», Diario La Nación, octubre de 1938

La pasión de progreso – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
La pasión de progreso - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

La pasión de progreso - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«El Oriente prefiere la inmovilidad como forma del infinito, el Occidente prefiere el movimiento. Es porque éste tiene la pasión del detalle y la vanidad del valor individual. Así como un niño a quien se hubieran dado cien mil francos, se imaginaría que multiplicaba su fortuna al contarlos por monedas de un franco o de cinco céntimos.