Escritos y lecturas

Ernesto Sabato

Inspectores de la moralidad lingüística – Ernesto Sabato – Carlos Catania – Entre la letra y la sangre

0
Ernesto Sabato
Ernesto Sabato

«—En alguna oportunidad usted habló de los inspectores de la moralidad lingüística, cuyo oficio, según sus palabras, si mal no recuerdo, consiste en perseguir las malas costumbres actuales en nombre de las malas costumbres antiguas. Un gran escritor, el pueblo mismo, ¿no vive contrariando las reglas de la Academia?

—Más aún: es difícil que se preocupe por ellas o que siquiera las tenga presentes. La tradición de la Academia ha sido nefasta cuando no inútil. 

Espíritu religioso – Ernesto Sabato – Carlos Catania – Entre la letra y la sangre

1
Ernesto Sabato
Ernesto Sabato

-¿Hay que creer en Dios para ser considerado un espíritu religioso?

-Una mujer que fue santificada, Santa Teresita de Lisieux, hasta su muerte tuvo grandes dudas sobre la existencia de un ser supremo. Un espíritu religioso no es alguien que necesariamente cree en Dios, sino alguien que vive preocupado y atormentado por el problema. Un auténtico ateo debe ser ateo a secas; si es ateo de manera enérgica y hasta violenta ya es un espíritu religioso”.

Ernesto Sabato

 

Entre la letra y la sangre

Carlos Catania

Carlos Catania
Entre la letra y la sangre

Inercia mental | Ernesto Sabato

0
Ernesto Sabato
Ernesto Sabato

“El hombre común tiende a la conservación de sus ideas y convenciones. Pero el peor conservatismo es el engendrado por una revolución triunfante: el conservatismo que la precede es indeciso, agrietado, conciliador; no se cree en las nuevas ideas pero tampoco se confía mucho en las Uno y el universoantiguas. En cambio, cuando una revolución triunfa se constituye un nuevo y rígido sistema de convenciones, que es muy peligroso discutir; en las revoluciones políticas, el apartamiento de la ortodoxia se paga con la vida o la libertad; en las del pensamiento, se paga con la burla o la acusación de locura.

Galileo | Ernesto Sabato

0
Ernesto Sabato
Ernesto Sabato

“Galileo fue escasamente lo que se llama una persona bien educada. Ya antes de ser profesor en la Universidad de Pisa era famoso por sus bromas contra la escuela aristotélica; cuando comenzó a enseñar en la facultad declaró que las teorías de Aristóteles no eran dignas del menor respeto; escribió un libro en que Uno y el universoridiculizaba el afán académico por la toga; salía a beber con sus alumnos; componía versos de amor; armaba pendencia con los colegas peripatéticos y se divertía en refutar sus teoría arrojando piedras desde lo alto de la torre inclinada. En pocas palabras: usó los métodos más eficaces para lograr mala fama en los círculos filosóficamente decentes de la ciudad de Pisa.

Valores | Ernesto Sabato

0

Uno y el universo

Ernesto Sabato
Ernesto Sabato

“En la historia del pensamiento nos encontramos a menudo con la ingenuidad de atribuir a Dios nuestros prejuicios éticos o estéticos. Cuando encontramos alguna ley natural que nos halaga o satisface, nos sentimos inclinados a pensar que es una prueba de la existencia de Dios; vanidosamente, el hombre piensa que sólo una divinidad puede conformar sus gustos. Cuando Maupertuis descubrió el principio de la Mínima Acción, sostuvo que era la mejor prueba de la existencia de un Espíritu Ordenador. No veo por qué —sin embargo— algo que satisface la pobre y limitada mente del hombre ha de ser forzosamente obra de dioses. Vanidad semejante a la que experimentamos cuando un autor nos parece inteligente porque piensa como nosotros”.

Ernesto Sabato
“Valores”, Uno y el Universo

Ciencia y moral | Ernesto Sabato

0
Ernesto Sabato
Ernesto Sabato

“Un telémetro de artillería requiere el concurso de matemáticos, físicos e ingenieros; pero puede ser utilizado por los Uno y el universoejércitos de un bandolero o por hombres que luchan por la libertad. Los productos de la ciencia son ajenos al mundo de los valores éticos: el teorema de Pitágoras puede ser verdadero o falso; pero no puede ser perverso, ni respetable, ni decente, ni bondadoso, ni colérico.

Divulgación | Ernesto Sabato

2
Ernesto Sabato
Ernesto Sabato

“Alguien me pide una explicación de la teoría de Einstein. Con mucho entusiasmo, le hablo de tensores y geodésicas tetradimensionales.

Uno y el universo-No he entendido una sola palabra –me dice, estupefacto.

Reflexiono unos instantes y luego, con menos entusiasmo, le doy un explicación menos técnica, conservando algunas geodésicas, pero haciendo intervenir aviadores y disparos de revólver.

Creación del hombre | Ernesto Sabato

0

Uno y el universo

Ernesto Sabato
Ernesto Sabato

“El doctor Lightfoot, vicerrector de la Universidad de Cambridge, mediante un cuidadoso estudio del Génesis, encontró que el hombre fue creado el 23 de octubre de 4004 A.C., a las nueve de la mañana”.

Ernesto Sabato
“Creación del hombre”, Uno y el Universo

Soledad y posesión – Ernesto Sabato – El túnel

0
Ernesto Sabato
Ernesto Sabato

“[…] cuando analizaba mis sentimientos, advertía que ella había empezado a serme indispensable (como alguien que uno encuentra en una isla desierta) para convertirse más tarde, una vez que el temor de la soledad absoluta ha pasado, en una especie de lujo que me enorgullecía, y era en esta segunda fase de mi amor en que El tunelhabían empezado a surgir mil dificultades; del mismo modo que cuando alguien se está muriendo de hambre acepta cualquier cosa, incondicionalmente, para luego, una vez que lo más urgente ha sido satisfecho, empezar a quejarse crecientemente de sus defectos e inconvenientes.

La vanidad de la modestia – Ernesto Sabato – El túnel

0

El tunel

Ernesto Sabato
Ernesto Sabato

“De la vanidad no digo nada: creo que nadie está desprovisto de este notable motor del Progreso Humano. Me hacen reír esos señores que salen con la modestia de Einstein o gente por el estilo; respuesta: es fácil ser modesto cuando se es célebre; quiero decir parecer modesto. Aun cuando se imagina que no existe en absoluto, se la descubre de pronto en su forma más sutil: la vanidad de la modestia”.

Ernesto Sabato
El túnel