Escritos y lecturas

felicidad

Necesidad de aturdirse – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
Necesidad de aturdirse - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

Necesidad de aturdirse - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«En el fondo, el hombre moderno tiene una inmensa necesidad de aturdirse, siente un secreto horror por todo aquello que lo disminuye. Por eso lo eterno, lo infinito y lo perfecto, son su espantajo. Quiere aprobarse, admirarse y felicitarse; y por consecuencia retira la vista de todos los abismos que le recuerdan su nulidad. 

Hacer feliz a alguien – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
Hacer feliz a alguien - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

Hacer feliz a alguien - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«Hacer feliz a alguien es rigurosamente aumentar su ser, duplicar la intensidad de su vida,

¿Habrá otro más pobre y triste que yo? – Pedro Calderón de la Barca – La vida es sueño

0
Pedro Calderón de la Barca
Pedro Calderón de la Barca

“Cuentan de un sabio que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas hierbas que cogía.
¿Habrá otro, entre sí decía,
más pobre y triste que yo?;
y cuando el rostro volvió
halló la respuesta, viendo
que otro sabio iba cogiendo
las hierbas que él arrojó.

De amor y de discreción | Sor Juana Inés de la Cruz

0
Sor Juana Inés de la Cruz
Sor Juana Inés de la Cruz

I

Que no me quiera Fabio, al verse amado,
es dolor sin igual en mi sentido;
mas que me quiera Silvio, aborrecido,
es menor mal, mas no menos enfado.

¿Qué sufrimiento no estará cansado
si siempre resuenan al oído
tras la vana arrogancia de un querido
el cansado gemir de un desdeñado?

Madre, no me digas – Baldomero Fernández Moreno

0
Baldomero Fernández Moreno
Baldomero Fernández Moreno

Madre, no me digas:
-Hijo, quédate…,
cena con nosotros
y duerme después…
Cuando eras pequeño
daba gusto ver
tu cara redonda,
tu rosada tez…

Reír llorando | Juan de Dios Peza

0
Juan de Dios Peza
Juan de Dios Peza

Viendo a Garrik -actor de la Inglaterra-
el pueblo al aplaudirlo le decía:
“Eres el más gracioso de la tierra,
y el más feliz…”
Y el cómico reía.

Víctima del spleen, los altos lores
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores,
y cambiaban su spleen en carcajadas.

La búsqueda del absoluto – Ernesto Sabato – Abbadón el exterminador

0
Ernesto Sabato
Ernesto Sabato

“Porque no hay una felicidad absoluta, pensaba. Apenas se nos da en fugaces y frágiles momentos, y el arte es una manera de eternizar (de querer eternizar) esos instantes de amor o de éxtasis; y porque todas nuestras esperanzas se Adabbon el exterminadorconvierten tarde o temprano en torpes realidades; porque todos somos frustrados de alguna manera, y si triunfamos en algo fracasamos en otra cosa, por ser la frustración el inevitable destino de todo ser que ha nacido para morir; y porque todos estamos solos o terminamos solos algún día: 

Infierno y cielo – Milton – El paraíso perdido

0
El paraíso perdido
El paraíso perdido
Milton
Milton

“El espíritu lleva en sí mismo su propia morada y puede en sí mismo hacer un cielo del infierno o un infierno del cielo”.

Milton
El paraíso perdido

¿Sin duda entraba en mi destino? – Johann Wolfgang von Goethe – Werther

0

¿Sin duda entraba en mi destino? - Johann Wolfgang von Goethe - Werther

¿Sin duda entraba en mi destino? - Johann Wolfgang von Goethe - Werther
Johann Wolfgang von Goethe

“[…] sin duda entraba en mi destino el apesadumbrar a las personas a quienes hubiera querido hacer felices”.

Johann Wolfgang von Goethe
Werther

Fusilamientos y felicidad – Paul Valery – Tel Quel – Adolfo Bioy Casares – De jardines ajenos

0
Paul Valéry
Paul Valéry

“Toda política quiere ante todo fusilamientos masivos; después, la felicidad universal.

Paul Valéry, Tel Quel, I“.

 

Adolfo Bioy CasaresDe jardines ajenosAdolfo Bioy Casares
De jardines ajenos