Escritos y lecturas

Henri-Frédéric Amiel

Materia de estudio – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
Materia de estudio - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

Materia de estudio - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«Siempre me he considerado como materia de estudio; lo que me ha interesado más en mí, es la satisfacción de tener un hombre a mi alcance, una persona 

El derecho del hombre sobre el animal – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
El derecho del hombre sobre el animal - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

El derecho del hombre sobre el animal - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«El derecho del hombre sobre el animal creo que cesa con la necesidad de defensa y de subsistencia. Así, el asesinato y la  tortura innecesarios son cobardías y hasta crímenes. Un servicio de utilidad impuesto al animal, impone al hombre un derecho de protección y de bondad.

El derecho del más fuerte – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
El derecho del más fuerte - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

El derecho del más fuerte - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«¡Cuántas especies de animales, a millares y decenas de millar, sólo piden la paz y nosotros sólo queremos con ellos la guerra brutal! Nuestra raza es la más destructora y maléfica, la más temible de las especies del planeta; hasta inventó para su uso el derecho del más fuerte, un derecho divino que le pone la conciencia en reposo con los vencidos y con los aplastados; dejó fuera del derecho todo lo que tiene vida, excepto ella misma. 

Necesidad de aturdirse – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
Necesidad de aturdirse - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

Necesidad de aturdirse - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«En el fondo, el hombre moderno tiene una inmensa necesidad de aturdirse, siente un secreto horror por todo aquello que lo disminuye. Por eso lo eterno, lo infinito y lo perfecto, son su espantajo. Quiere aprobarse, admirarse y felicitarse; y por consecuencia retira la vista de todos los abismos que le recuerdan su nulidad. 

La pasión de progreso – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
La pasión de progreso - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

La pasión de progreso - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«El Oriente prefiere la inmovilidad como forma del infinito, el Occidente prefiere el movimiento. Es porque éste tiene la pasión del detalle y la vanidad del valor individual. Así como un niño a quien se hubieran dado cien mil francos, se imaginaría que multiplicaba su fortuna al contarlos por monedas de un franco o de cinco céntimos.

Nuestros sistemas – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
Nuestros sistemas - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

Nuestros sistemas - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«Nuestros sistemas no son tal vez sino la inconsciente apología de nuestros errores y 

Hacer feliz a alguien – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
Hacer feliz a alguien - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

Hacer feliz a alguien - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«Hacer feliz a alguien es rigurosamente aumentar su ser, duplicar la intensidad de su vida,

La única reforma sin inconveniente correlativo – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
La única reforma sin inconveniente correlativo - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

La única reforma sin inconveniente correlativo - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«Mejorad al hombre, hacedle más justo, más moral, más humilde y más puro; ésta es la única reforma sin inconveniente correlativo.

El deseo de hacer prevalecer nuestra voluntad – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
El deseo de hacer prevalecer nuestra voluntad - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

El deseo de hacer prevalecer nuestra voluntad - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«El respeto mutuo implica la discreción y la reserva hasta en la ternura, y el cuidado de salvaguardar la mayor parte posible de libertad de aquellos con quienes se convive.

Hambre y sed de simple bondad – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
Hambre y sed de simple bondad - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

Hambre y sed de simple bondad - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«Tengo hambre y sed de simple bondad, porque ahora, la burla, la sospecha, la maledicencia, la envidia, la amargura, los juicios temerarios y la malicia corrosiva, usurpan un lugar creciente,