Citas y selecciones

Oleadas de extinción – Yuval Noah Harari – De animales a dioses

Enfermedades infecciosas - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

Enfermedades infecciosas - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

Yuval Noah Harari

«La primera oleada de extinción, que acompañó a la expansión de los cazadores-recolectores, fue seguida por la segunda oleada de extinción, que acompañó la expansión de los agricultores, y nos proporciona una importante perspectiva sobre la tercera oleada de extinción, que la actividad industrial está causando en la actualidad.

Continuar leyendo »

Citas y selecciones

Enfermedades infecciosas – Yuval Noah Harari – De animales a dioses

Enfermedades infecciosas - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

Enfermedades infecciosas - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

Yuval Noah Harari

«La mayoría de las enfermedades infecciosas que han atormentado a las sociedades agrícolas e industriales (como la viruela, el sarampión y la tuberculosis) se originaron en animales domésticos y se transfirieron a los humanos después de la revolución industrial. Los antiguos cazadores-recolectores, que sólo habían domesticado perros, se vieron libres de estos flagelos.

Continuar leyendo »

Citas y selecciones

Estilos de vida laboral – Yuval Noah Harari – De animales a dioses

Estilos de vida laboral - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

Estilos de vida laboral - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

Yuval Noah Harari

“El modo de vida de los cazadores-recolectores difería de manera significativa de una región a otra y de una estación a la siguiente, pero en su conjunto parece que los cazadores-recolectores gozaban de un estilo de vida más confortable y remunerador que la mayoría de los campesinos, pastores, jornaleros y oficinistas que les siguieron los pasos.

Continuar leyendo »

Citas y selecciones

Sangre inglesa en las venas | Blake Clark – Las islas encantadas de Hawai – Selecciones del Reader’s Digest

Selecciones del Reader's Digest

Liliuokalani

Liliuokalani

«El descubrimiento de Hawai se debió a la casualidad. En 1778, el capitán Jaime Cook, navegante inglés, tropezó con el archipiélago cuando buscaba el paso del Noroeste. Los indígenas, que aguardaban la llegada de un dios blanco, tomaron al inglés por un ser divino. Quiso, sin embargo, la mala suerte del capitán que, ya a punto de hacerse de nuevo a la mar, tuviese un altercado con los hawaianos que le habían robado una lancha.

Continuar leyendo »

Citas y selecciones

Caupolicán | Rubén Darío

Rubén Darío

Rubén Darío

A Enrique Hernández Miyares

Es algo formidable que vio la vieja raza:
robusto tronco de árbol al hombro de un campeón
salvaje y aguerrido, cuya fornida maza
blandiera el brazo de Hércules, o el brazo de Sansón.

Por casco sus cabellos, su pecho por coraza,
pudiera tal guerrero, de Arauco en la región,
lancero de los bosques, Nemrod que todo caza,
desjarretar un toro, o estrangular un león.

Continuar leyendo »

Citas y selecciones

Soportando la indiferencia – Marguerite Yourcenar – Matthieu Galey – Con los ojos abiertos

Marguerite Yourcenar

Marguerite Yourcenar

“Me digo con frecuencia que si no hubiéramos aceptado, durante generaciones, ver a los animales asfixiarse en los vagones jaula, o quebrarse las patas, como les ocurre a tantas vacas o caballos, enviados al matadero en condiciones absolutamente inhumanas, nadie, ni siquiera los soldados encargados de escoltarlos, hubiera soportado los vagones precintados de los años 1940-1945”.

Marguerite Yourcenar

 

Con los ojos abiertos

Matthieu Galey

Matthieu Galey
Con los ojos abiertos
Citas y selecciones

Las conquistas de los francos – Kosminsky – Historia de la Edad Media

E. A. Kosminsky

E. A. Kosminsky

Historia de la edad media«Las conquistas de los francos produjeron grandes cambios en su régimen. El poder de Clodoveo se fortaleció. De jefe de una de las tribus francas, se transformó en soberano de un gran Estado. Hasta entonces, los guerreros veían en él sólo a su jefe militar. En adelante les exigió una obediencia incondicional.

Continuar leyendo »

Citas y selecciones

La esclavitud de los negros en el Nuevo Mundo | Marguerite Yourcenar

Marguerite Yourcenar

Marguerite Yourcenar

“Desde 1501, los españoles introdujeron negros en el archipiélago caribe; unos años más tarde, y por una de las ironías más crueles de la historia, Las Casas, el admirable defensor de las poblaciones indias oprimidas por la conquista española, pidió a Carlos V que permitiese a cada colono establecido en el territorio de la Nueva España la importación de una docena de esclavos negros, para aliviar a los indios condenados a trabajar en las minas. Este hombre vivió lo bastante para arrepentirse de su intervención.

Continuar leyendo »

Citas y selecciones

Tan astuta como ambiciosa | Augustin Thierry – Relatos de los tiempos merovingios

Augustin Thierry

Augustin Thierry

Relatos de los tiempos merovingios«Entre todos los hijos de Clotario es a Chilperico al que las crónicas contemporáneas atribuyen mayor número de reinas, es decir, de mujeres con quienes se desposó conforme a la ley franca, por el anillo y el dinero. Una de dichas reinas, Audovera, tenía a su servicio a una joven llamada Fredegunda, de origen franco y de tan excepcional belleza, que el rey, desde el punto que la vió, quedó prendado de ella. Por muy halagüeño que ese amor fuera, no dejaba de ofrecer peligros a una camarista que por su posición estaba a merced de los celos y la venganza de su señora. Pero no se apuró Fredegunda por tan poco; tan astuta como ambiciosa, se propuso suscitar, sin comprometerse, motivos legales de separación entre Chilperico y la reina Audovera.

Continuar leyendo »

Citas y selecciones

Embellecimientos peligrosos – Marguerite Yourcenar – Cuaderno de notas a las Memorias de Adriano

Marguerite Yourcenar

Marguerite Yourcenar

“Ayer, en la Villa, pensé en la cantidad de vidas silenciosas, furtivas como las de los animales, irreflexivas como las de las plantas, que han vivido entre Adriano y nosotros: bohemios del tiempo de Piranesi, saqueadores de ruinas, mendigos, cabreros, aldeanos refugiados entre escombros. Al borde de un olivar, en un sendero antiguo y Memorias de Adrianocon escombros, G. y yo nos encontramos ante el lecho de cañas de un campesino, ante su portamantas colocado entre dos bloques de cemento romano, ante las cenizas de su fuego recién apagado. Sensación de humilde intimidad bastante similar a la que se siente en el Louvre, después del cierre, a la hora en que los catres de tijera de los guardias aparecen entre las estatuas.

Continuar leyendo »