Citas y selecciones

Cobranza creativa – American Business – Selecciones del Reader’s Digest

Cobranza creativa - American Business - Selecciones del Reader's Digest

“El jefe del departamento de créditos de una importante firma, viéndose confrontado con una grave acumulación de deudas pendientes que casi podían considerarse perdidas, resolvió mandar a todos los morosos una cuenta por el doble de lo que debían. Su peregrino plan tuvo un éxito asombroso. Personas que nunca habían prestado atención alguna a las cuentas correctas, se apresuraron a telefonear o escribir protestando, o fueron personalmente a pedir una explicación. El departamento de créditos les dio las excusas del caso… pero aprovechó la oportunidad para recordarles que ya era tiempo sobrado de que pagaran algo a cuenta de lo que debían”.

American Business
Selecciones del Reader’s Digest Nº 90, 1948 

Citas y selecciones

En la variación está el placer | Selecciones del Reader’s Digest

Selecciones del Reader's Digest

«Después de años de ponderar hasta el límite todas las cosas, los redactores de anuncios de los Estados Unidos están ensayando algo nuevo: denigrar los productos que anuncian. En todo el país aparecen ahora anuncios con encabezamientos insólitos, como “¡Nos han clavado!” o “¡Esto se llama mentir!”.

En la ciudad de Nueva York, las tiendas de Sachs publicaron este anuncio:

Continuar leyendo »

Citas y selecciones

El poder de la gentileza – New York Woman – Selecciones del Reader’s Digest

Selecciones del Reader's Digest

“Un florista de Nueva York aconsejó a varias entidades comerciales que enviaran media docena de rosas junto con la cuenta pendiente a sus deudores morosos. En la mayoría de los casos, el gentil obsequio produjo inmediato resultado”.

New York Woman
Selecciones del Reader’s Digest Nº 90, 1948 

Citas y selecciones

Ser honrado es buen negocio | Selecciones del Reader’s Digest

Selecciones del Reader's Digest

«Desde 1933, la gran tienda londinense de Selfridge & Co. ha mantenido la oferta de pagar 50 dólares por cualquier inexactitud que el público descubra en sus anuncios. Hasta 1947 había pagado un total de 8550 dólares.
Aun los más pequeños deslices que se le hicieron presente fueron acatados.

Continuar leyendo »