Escritos y lecturas

pensar

Quien piensa bien, se esfuerza en hablar mejor – Carlos B. González Pecotche – Logosofía

0
Quien piensa bien, se esfuerza en hablar mejor - Carlos B. González Pecotche - Logosofía
Carlos Bernardo González Pecotche

Quien piensa bien, se esfuerza en hablar mejor - Carlos B. González Pecotche - Logosofía

«[…] la sentencia “Cuida tus palabras para que no te hieran a ti mismo” cobra una alta significación, por cuanto en la mayoría de los casos, las palabras dichas sin reflexión son causa de grandes contrariedades e infortunios. Una palabra ofensiva, por ejemplo, expresada bajo la sugestión de un momento de violencia, concluye las más de las veces por causar mayor daño a quien la dijo que a quien la escuchó.

Por qué la gente no puede tener opiniones – Adolfo Bioy Casares – Borges

0

Determinismo de las opiniones - Adolfo Bioy Casares - Borges

Determinismo de las opiniones - Adolfo Bioy Casares - Borges
Adolfo Bioy Casares

«José Luis Lanuza afirmó que quienes sostienen que debe dejarse que compañías extranjeras exploten nuestro petróleo están vendidos a las compañías de petróleo, Standard Oil y Shell. BORGES: “Sin embargo los que se entusiasman con un equipo de fútbol los domingos, ¿están pagados? ¿Por qué la gente no puede tener opiniones?”»

Adolfo Bioy Casares
Borges

Determinismo de las opiniones – Adolfo Bioy Casares – Borges

0

Determinismo de las opiniones - Adolfo Bioy Casares - Borges

Determinismo de las opiniones - Adolfo Bioy Casares - Borges
Adolfo Bioy Casares

«Si uno habla en contra de la reforma constitucional o de la reforma universitaria, queda como reaccionario. Hay como un terrorismo que impide hablar contra ciertas cosas. Aquí uno puede apoyar tal o cual tendencia, pero no pensar. En realidad, el marxismo y el psicoanálisis han hecho un gran mal.

Pensar por sí mismo – Herman Hesse – Demian

0

Demian

Hermann Hesse
Hermann Hesse

“Aquel que es demasiado cómodo para pensar por sí mismo y ser su propio juez se somete a las prohibiciones de momento existentes. Le resulta más sencillo. Pero otros sienten en sí mismos su propia ley, les están prohibidas cosas que todo hombre de honor hace a diario y permitidas otras, sobre las que recae una general interdicción”.

Herman Hesse
Demian