Escritos y lecturas

Yuval Noah Harari

El mayor fraude de la historia – Yuval Noah Harari – De animales a dioses

0

El mayor fraude de la historia - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

El mayor fraude de la historia - Yuval Noah Harari - De animales a dioses
Yuval Noah Harari

«En lugar de anunciar una nueva era de vida fácil, la revolución agrícola dejó a los agricultores con una vida generalmente más difícil y menos satisfactoria que la de los cazadores-recolectores.

Oleadas de extinción – Yuval Noah Harari – De animales a dioses

0

Enfermedades infecciosas - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

Enfermedades infecciosas - Yuval Noah Harari - De animales a dioses
Yuval Noah Harari

«La primera oleada de extinción, que acompañó a la expansión de los cazadores-recolectores, fue seguida por la segunda oleada de extinción, que acompañó la expansión de los agricultores, y nos proporciona una importante perspectiva sobre la tercera oleada de extinción, que la actividad industrial está causando en la actualidad.

Enfermedades infecciosas – Yuval Noah Harari – De animales a dioses

0

Enfermedades infecciosas - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

Enfermedades infecciosas - Yuval Noah Harari - De animales a dioses
Yuval Noah Harari

«La mayoría de las enfermedades infecciosas que han atormentado a las sociedades agrícolas e industriales (como la viruela, el sarampión y la tuberculosis) se originaron en animales domésticos y se transfirieron a los humanos después de la revolución industrial. Los antiguos cazadores-recolectores, que sólo habían domesticado perros, se vieron libres de estos flagelos.

Estilos de vida laboral – Yuval Noah Harari – De animales a dioses

0

Estilos de vida laboral - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

Estilos de vida laboral - Yuval Noah Harari - De animales a dioses
Yuval Noah Harari

“El modo de vida de los cazadores-recolectores difería de manera significativa de una región a otra y de una estación a la siguiente, pero en su conjunto parece que los cazadores-recolectores gozaban de un estilo de vida más confortable y remunerador que la mayoría de los campesinos, pastores, jornaleros y oficinistas que les siguieron los pasos.