Escritos y lecturas

La esclavitud de los negros en el Nuevo Mundo | Marguerite Yourcenar

2
Marguerite Yourcenar
Marguerite Yourcenar

“Desde 1501, los españoles introdujeron negros en el archipiélago caribe; unos años más tarde, y por una de las ironías más crueles de la historia, Las Casas, el admirable defensor de las poblaciones indias oprimidas por la conquista española, pidió a Carlos V que permitiese a cada colono establecido en el territorio de la Nueva España la importación de una docena de esclavos negros, para aliviar a los indios condenados a trabajar en las minas. Este hombre vivió lo bastante para arrepentirse de su intervención.

Lo que ya no se ve | F. Emerson Andrews

0

¿No hay bien que por mal no venga? - Time - Selecciones del Reader's Digest

«Hace algunos años, durante la crisis económica de los Estados Unidos, un agente del gobierno recorrió las montañas del estado de Tenessee haciendo a los agricultores empobrecidos pequeñas donaciones para compras de semilla y ganado, o para mejoras urgentes. En cierta sección encontró a una mujer que vivía sola y sacaba a duras penas de un terrenito casi estéril lo estrictamente necesario para su manutención.
—Si el gobierno le diera 200 dólares, ¿qué haría usted con ellos?

En la variación está el placer | Selecciones del Reader’s Digest

2

Selecciones del Reader's Digest

«Después de años de ponderar hasta el límite todas las cosas, los redactores de anuncios de los Estados Unidos están ensayando algo nuevo: denigrar los productos que anuncian. En todo el país aparecen ahora anuncios con encabezamientos insólitos, como «¡Nos han clavado!» o «¡Esto se llama mentir!».

En la ciudad de Nueva York, las tiendas de Sachs publicaron este anuncio:

Ser honrado es buen negocio | Selecciones del Reader’s Digest

0

Selecciones del Reader's Digest

«Desde 1933, la gran tienda londinense de Selfridge & Co. ha mantenido la oferta de pagar 50 dólares por cualquier inexactitud que el público descubra en sus anuncios. Hasta 1947 había pagado un total de 8550 dólares.
Aun los más pequeños deslices que se le hicieron presente fueron acatados.

Traspaso de préstamos | Orrick Johns

0

Traspaso de préstamos | Orrick Johns

Orrick Johns
Orrick Johns

«Un día, el escultor Jo Davidson, me entregó un cheque, diciéndome: «Creí que pudiera hacerle falta». Realmente necesitaba dinero y, como tenía algunas esperanzas de poderlo pagar, lo acepté.

Obstinación paradójica | Carlos B. González Pecotche

0
Obstinación paradójica | Carlos B. González Pecotche
Carlos Bernardo González Pecotche

Obstinación paradójica | Carlos B. González Pecotche

«El prejuicio es como la ventanilla del tren que bajamos exprofeso para no ver una zona que creíamos fea o de escaso interés, sucediendo con frecuencia que en tal circunstancia ese paraje habría podido ofrecernos, debido a su eventual transformación, una vista más agradable.