Escritos y lecturas

Moda y rebeldía – Gustavo Sala – Hugo Montero – Sudestada

0
Moda y rebeldía - Gustavo Sala - Hugo Montero - Sudestada
Gustavo Sala

«—Y además el estilo de vida del cantante suele ser la antítesis de los pibes que los siguen.

—Sí, absolutamente. Por eso también es divertido hacer humor con la distancia abismal entre Mick Jagger y un rolinga […].

La fértil imaginación de los sapiens – Yuval Noah Harari – De animales a dioses

0

La fértil imaginación de los sapiens - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

La fértil imaginación de los sapiens - Yuval Noah Harari - De animales a dioses
Yuval Noah Harari

«Tanto el Código de Hammurabi como la Declaración de Independencia de Estados Unidos afirman compendiar principios universales y eternos de justicia, pero según los americanos todas las personas son iguales, mientras que según los babilonios las personas son claramente desiguales. Desde luego, los americanos dirían que ellos tienen razón, y que Hammurabi está equivocado. Hammurabi, por supuesto, replicaría que él está en lo cierto, y que los americanos están equivocados.

Orden estable – Yuval Noah Harari – De animales a dioses

0

Orden estable - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

Orden estable - Yuval Noah Harari - De animales a dioses
Yuval Noah Harari

«Un orden natural es un orden estable. No hay ninguna probabilidad de que la gravedad deje de funcionar mañana, aunque la gente deje de creer en ella. Por el contrario, un orden imaginado se halla siempre en peligro de desmoronarse, porque depende de mitos, y los mitos se desvanecen cuando la gente deja de creer en ellos.

Maestros mediocres – Marguerite Yourcenar – Cartas a sus amigos

0
Maestros mediocres - Marguerite Yourcenar - Cartas a sus amigos
Marguerite Yourcenar

Maestros mediocres - Marguerite Yourcenar - Cartas a sus amigos

«[…] es lo más corriente eso de abordar los grandes libros y las grandes cuestiones de la mano de maestros mediocres: la enseñanza en nuestros días, y quizá ha sido siempre así, les parece a innumerables temperamentos endebles o timoratos una buena posibilidad de opciones seguras […].

La pasión de progreso – Henri-Frédéric Amiel – Diario íntimo

0
La pasión de progreso - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo
Henri Frédéric Amiel

La pasión de progreso - Henri-Frédéric Amiel - Diario íntimo

«El Oriente prefiere la inmovilidad como forma del infinito, el Occidente prefiere el movimiento. Es porque éste tiene la pasión del detalle y la vanidad del valor individual. Así como un niño a quien se hubieran dado cien mil francos, se imaginaría que multiplicaba su fortuna al contarlos por monedas de un franco o de cinco céntimos.

Las mismas posibilidades – Yuval Noah Harari – De animales a dioses

0

Las mismas posibilidades - Yuval Noah Harari - De animales a dioses

Las mismas posibilidades - Yuval Noah Harari - De animales a dioses
Yuval Noah Harari

«[…] las diferencias en capacidades naturales también desempeñan su papel en la formación de distinciones sociales. Pero estas diversidades de aptitudes y carácter están mediadas normalmente por jerarquías imaginadas. Esto ocurre por dos causas importantes. Primera y principal, la mayoría de las capacidades han de cuidarse y desarrollarse.

Pensar los sentimientos – Herman Hesse – Siddhartha

0

Siddhartha

Hermann Hesse
Hermann Hesse

“Al abandonar el bosque, donde dejaba a Gotama, el Ser Perfecto, y a Govinda, Siddhartha se percató que al mismo tiempo se desgarraba de él toda su vida pasada. Este sentimiento, que lo llenaba por entero, ocupaba su mente mientras caminaba a pasos lentos. Reflexionaba profundamente. Sumergíase en dicho sentimiento como en el agua, hasta tocar fondo, es decir, hasta desentrañar las causas; pues en ello, parecíale, consiste el verdadero pensar. Sólo así los sentimientos se truecan en ciencia y en lugar de disiparse toman forma e irradian su esencia”.

Herman Hesse
Siddhartha

Monumentos a la codicia – Orson Welles – Henry Jaglom – Mis almuerzos con Orson Welles

0
Monumentos a la codicia - Orson Welles
Orson Welles

Los arquitectos han conseguido efectos teatrales maravillosos con esos rascacielos de fachada de cristal, pero cuando te enteras de que están erigidos sobre una falla volcánica y de su altísimo consumo energético, y de que no puedes ni abrir la ventana en primavera, de que te podrías quedar encerrado en ellos sin calefacción, ni aire acondicionado, ni nada de nada, comprendes que están mal construidos.

Objeciones contra el feminismo – Marguerite Yourcenar – Matthieu Galey – Con los ojos abiertos

2
Marguerite Yourcenar
Marguerite Yourcenar

«[…] tengo grandes objeciones contra el feminismo tal como se presenta en la actualidad. En la mayoría de los casos es agresivo, y con la agresión no se llega a nada duradero. Además, y esto sin duda le parecerá paradójico, es conformista, desde el punto de vista de la institución social, en el sentido de que la mujer parece aspirar a la libertad y a la felicidad del burócrata que sale cada mañana, con su portafolios bajo el brazo, o la del obrero que ficha en una fábrica. Este homo sapiens de las sociedades burocráticas y tecnocráticas, es el ideal que la mujer parece querer imitar sin ver las frustraciones y los peligros que implica, porque en esto, igual que los hombres, piensa en términos de beneficio inmediato y de «éxito» individual. […]

Negándose a satisfacer deseos – Carlos Bernardo González Pecotche – Introducción al conocimiento logosófico

0

Negándose a satisfacer deseos - Carlos Bernardo González Pecotche

Negándose a satisfacer deseos - Carlos Bernardo González Pecotche
Carlos Bernardo González Pecotche

«Los pensamientos negativos que desde largo tiempo acompañan a los seres y son dueños de sus mentes, tienen que ser eliminados; no de golpe, sino debilitándolos gradualmente, esto es, negándose a satisfacer en uno mismo sus deseos».

Carlos Bernardo González Pecotche
Introducción al conocimiento logosófico